Orígenes históricos del matrimonio y la familia 
El conocimiento que tenemos de la prehistoria humana no nos permite tener una idea clara del comienzo de la vida familiar, ni de las primeras conductas sexuales, ni de las funciones sociales que desempañaban hombres y mujeres. Los antecedentes que se tienen hoy nacen los análisis posteriores de diversas teorías étnicas surgidas a partir del siglo XIX. 

Los esposos en el grupo familiar primitivo: la realidad social y cultural de las culturas antiguas condicionan el trato recibido por la mujer, el cual es subalterno al del marido y se reduce a la vida doméstica y a tareas esenciales del campo y con el ganado. Estas tareas le dieron a la mujer una cierta importancia una vez que los grupos humanos se sedentarizaron. En las primeras etapas de la civilización, neolítico, cuando la economía se basaba en el aprovechamiento de algunos animales domesticados, de la pesca rudimentaria y en la recolección de frutos del campo, el hombre dependía en gran mediad de la mujer. 

Sin embargo, el aporte de la mujer a la civilización hay que verlo sobre todo desde su especial condición sicológica y espiritual para una educación del hombre equilibrada y cercana a los sentimientos y a las necesidades vivas del ser humano. 

La mujer se siente desde antiguo ligada a los ritmos y procesos de vida, simbolizados en la producción de la tierra y los ciclos de fertilidad. Su capacidad de llevar hijos en sus entrañas, dar a luz y posteriormente cuidarlos, determina en condiciones normales de vida que intervenga en forma más constante y activa en las tareas relacionadas con la identidad y estabilidad de la familia. 

La agrupación familiar primitiva, en la que se reconocen algunos vínculos de parentesco más o menos extendidos, se fundaba en la referencia a un tronco común o primera pareja de al que dimanaban todos los descendientes. 

Los vínculos establecidos por vía generacional creaban un tipo de solidaridad natural, basada en la convivencia y dependencia de los miembros de una familia y en la conciencia de pertenecer a una misma estirpe en la que se encuentra apoyo y seguridad. 

Estos vínculos se arraigaban en la sangre y en la carne, es decir, la comunidad de origen, de afecto y de vida que crea el parentesco y son, después de muchas generaciones, el fundamento que ostentan los pueblos para proclamar su identidad. 

Orígenes del matrimonio: la prohibición tajante del incesto en casi todos los pueblos primitivos fue la forma de abrir la constitución de la pareja humana a hombres y mujeres provenientes de distintos grupos sociales. 

El matrimonio es desde muy antiguo en la historia un acontecimiento social en el que intervienen los jefes de las familias y todos sus integrantes se sienten implicados. También es un asunto de carácter bilateral y contractual, en el que la familia de la novia ofrece un miembro de su familia y la del novio obtiene la posibilidad de descendencia. La dote no es un pago de compra sino un signo de que la novia pasa a ser parte de la otra familia y que se generalizó en occidente a partir de la cultura griega. 

El matrimonio constituye una fiesta para ambas familias, parientes y amigos.Además desde las sociedades más primitivas se crean prácticas y normas para que se den las condiciones de fundación de una nueva familia. 

Matrimonio y condicionamientos sociales: la constitución de un matrimonio y una familia depende de las posibilidades sociales de hacerlo, es decir, de los derechos y medios que la sociedad concede al individuo para poder casarse. 

La estructura social y la intervención de los padres o tutores en la sociedad antigua, facilitaba la formación de matrimonios. 

Idea de matrimonio y familia en la historia: el matrimonio y la familia son expresión de la idiosincrasia, historia e identidad cultural, sentimientos, creencias y principios éticos de cada pueblo. Las normas y orientaciones morales encontradas en los escritos de pensadores de la antigüedad dan cuenta dela preocupación por la vida familiar. 

Regulación de la unión matrimonial: la familia ha sido desde tiempos muy remotos objeto de ordenamiento jurídico, el cual genera los apoyos legales necesarios para la creación, funcionamiento y desarrollo de la familia. El matrimonio consiste en una relación interpersonal, que lleva consigo derechos y deberes recíprocos, propios y exclusivos entre los esposos. 

Junto al matrimonio monógamo, única forma de matrimonio reconocida en la legislación occidental, se conoce y se practica todavía hoy en algunas culturas más tradicionales la poligamia o poliginia. Los antropólogos constatan también la existencia de la poliandria.

[Por: Guillermo A.Calderón] [Fuente: http://pfamiliar.blogcindario.com/2005/09/00017-matrimonio-y-familia-en-la-cultura-occidental.html]
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)